El pueblo

Esa plaza era un caos, llena de gente gritando, golpeándose unos a otros, perros abandonados comiendo restos de comida mugrienta, niños pequeños y no tan pequeños famélicos, parecía el fin del mundo. De repente salió el alcalde a su balcón pidiendo calma, que se relajasen un poco. Él gordo como si no hubiera un mañana, se notaba que esa situación no iba con él. 

- Id a vuestras casas y traedme huevos, harina, carne y lo que tengáis y yo a cambio os daré Paz. Mis hombres están guardando la unidad del pueblo y que no os asalten los bandidos” - dijo el alcalde solemnemente. 

- ¡Pero si el primero que nos está robando eres tú! - gritó una anciana desconsoladamente. 

Se hizo el silencio en aquel lugar, nunca nadie antes había protestado al señor alcalde.

- ¡Apresad a esa mujer y llevadla a las mazmorras!

Unos soldados agarraron a la mujer de los brazos fuertemente y la llevaron arrastrando por el suelo. 

- Eso es lo que pasa a quienes no hacen caso a lo que tienen que hacer - dijo con firmeza el alcalde.

Todo el pueblo cabizbajo volvió a sus casas a por lo que les quedaba de comida. Tenían miedo a no estar a salvo de los bandidos.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva el viento, los hechos ni un huracán

El karma funciona tarde o temprano

Somos más fuertes de lo que pensamos

WhattssAps de medianoche

Toca la trompeta

Nada príncipe, nada siempre

No te lo calles nunca

Riega las plantas Sam

El Rey de las 6 Princesas

Una bonita historia de amor