Las palabras se las lleva el viento, los hechos ni un huracán

Prometer es fácil. Puedes prometer amor eterno a otra persona. También puedes decirle que le quieres, que le necesitas en tu vida, que es únic@, original, nunca antes has conocido a nadie igual. Promesas... qué poco nos damos cuenta del daño que podemos llegar a hacer con las palabras.

Hay personas que matarían por un "Te quiero" de la persona de la que están enamorados. Te declaran su amor, tú te lo crees y haces lo que sea para ser correspondid@. Caemos en un error grave. Las palabras se las lleva el viento, pero los hechos no. Si verdaderamente alguien te ama, te lo demostrará con acciones.

La persona que quiera estar contigo luchará por ti, navegará entre mares para conseguir hacerte feliz. Y sólo querrá estar contigo. El amor no se comparte, ni nadie se merece ser el segundo plato. Si caes en ese tema huye por patas porque puedes acabar mal parado. Hay un par de casos que conozco que siguen juntos y bien, pero normalmente la gente suele acomodarse en una relación en la que su pareja no se entera de la mitad de lo que hace. ¿Para qué apostar por una persona nueva aunque te llene más? Es mucho más cómodo y fácil conformarse con lo que se tiene. 

Una relación no se basa en la mentira, en el engaño, ni en las promesas incumplidas. Eso tiene fecha de caducidad, nada vuelve a ser como antes. Le has traicionado. Nadie se merece que le hagas eso, nadie. ¿A que a ti tampoco te gustaría que te lo hicieran? Pues aplícate el cuento.

Cada vez quedan menos personas de palabra y sobran más con palabras. Qué pena que se estén perdiendo los valores en las relaciones. Cada vez hay más infidelidades, más engaños, más traiciones... Menos mal que quedan personas que valen la pena, gente por la que luchar y que no te van a fallar de esa manera.

El AMOR existe. Conozco a parejas que darían la vida unos por los otros. Por eso merece la pena vivir, por eso merece la pena seguir creyendo. Hay muchas personas en el mundo, lo importante es seleccionar bien a nuestr@ compañer@ de viaje. 

No permitas que nadie te rompa el corazón, no dejes que nadie te engañe, que no te creen falsas esperanzas. Fíate de tu instinto, de lo que sientes en tu interior. Si apuestas por alguien y no eres correspondido no caigas en la tristeza y en el vacío. Esa persona no estaba destinada para ti por mucho que tú pensaras que sí. No te rindas, lucha por quien te demuestra que te quiere, no por quien te lo diga.

Si tienes claro que no sientes lo mismo por una persona que demuestra quererte, sé sincer@ con él/ella. Dile lo que te pasa, di la verdad, no andes con rodeos. Es preferible que esa persona encuentre a otra que le haga sentir plena, que tenerle a la merced de tu voluntad. No es justo aprovecharse de las personas que te quieren y te cuidan. No le rompas el corazón. No le tengas esperando con el corazón en un puño. Nadie se merece la incertidumbre. Nadie. Con la verdad se llega a todas partes.

No hagas lo que no quieres que te hagan a ti, valora a quien te demuestra que está ahí para todo. Y no prometas si tus palabras van a caer en saco roto. Nada se llevará el daño que haces si actúas así. Y recuerda "Las palabras se las lleva el viento, los hechos ni un huracán".


El viento se lleva las promesas que nunca llegaron a cumplirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

El karma funciona tarde o temprano

Somos más fuertes de lo que pensamos