Mucha gente rayada por el mundo

Cuantas más personas conozco, más me asombra la gente rayada que hay por ahí. Susceptibles a más no poder, personas que le dan mil vueltas a lo mismo una y otra vez, gente que te pide el mismo consejo doscientas veces y acaba haciendo lo que le entra en gana... Cómo se complican algunos... A veces todo es más sencillo, tienes la respuesta al alcance de tu mano y está en ti el poder solucionar eso que te preocupa. Pero claro, luego vienen los miedos como "¿Me quedaré sol@?" "¿Cómo se tomará fulanito de tal el que le diga yo esto?"... Bla bla bla... Y vuelta a empezar con lo mismo. 

Yo me considero una persona con paciencia, pero todo tiene un límite. Puedo escuchar dos veces que alguien me cuente lo mismo, pero a la tercera ya sobrepasa un límite que es mi tiempo y mi espacio. Está bien ser buena persona e intentar ayudar a los demás, pero debemos de valorar nuestro propio tiempo porque nunca vuelve. 

Es cierto que quien te quiere va a estar ahí para apoyarte en todo momento, pero hay personas que sin tener la suficiente confianza piensan que los demás tenemos que aguantar su mal genio, sus malas contestaciones y sus rayadas cuando ellos quieran. Y de eso nada. 

Pongamos límites, pongamos un fin, pongamos barreras para no crear precedentes. Puede pasar que emplees tu tiempo en escuchar y en ayudar a alguien para que luego a la menor de cambio deje de darte señales de vida. ¿A qué te ha pasado alguna vez?  No es que nadie te tenga que dar un premio por haber estado ahí apoyándole, pero un reconocimiento o un agradecimiento nunca está de más, ya que has empleado tu tiempo, esfuerzo y paciencia en escucharles. 

Cada vez me doy más cuenta de que la mayor parte de la gente piensa en sí misma, en su bienestar, sin valorar el tiempo que estás dedicando a intentar ayudarles cuando más lo necesitan.  A ver si luego también están ahí cuando tú les necesitas a ell@s. Quien no lo esté yo te recomendaría que esa persona fuera de tu vida porque te demostrará no haberte valorado ni tratado como te mereces. Así que elige bien de quien te rodeas y en quien empleas tu tiempo. Recuerda que el tiempo nunca vuelve y que es de lo más valioso que hay en nuestras vidas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva el viento, los hechos ni un huracán

El karma funciona tarde o temprano

Somos más fuertes de lo que pensamos

WhattssAps de medianoche

Toca la trompeta

Nada príncipe, nada siempre

No te lo calles nunca

Riega las plantas Sam

El Rey de las 6 Princesas

Una bonita historia de amor