Adiós manadas


Me acuerdo que cuando era pequeña los profesores nos preguntaban qué queríamos ser de mayores. Un@s decían que médic@s, otr@s que veterinari@s, astronautas... yo lo tenía claro, yo quería ser misionera. Hasta me hicieron un carnet en Cáritas que en alguna caja tiene que estar guardado. Hubiese sido un buen oficio lo de ser misionera, ayudas a los demás sin pedir nada a cambio. Al final no me fui al otro lado del mundo para poder llegar a serlo, pero intento cada día obrar bien con quienes me rodean. Algo es algo. 

A los 17 años cambié lo que quería ser y de ahí que eligiese la carrera que cursé finalmente, Comunicación Audiovisual. Quería tener una tienda de fotos, ya que era una amante de la fotografía y de todo lo analógico. 

El primer día de universidad me volvieron a hacer la misma pregunta y como veía que todos mis compañeros respondían "Realizador@", "Productor@", pues a mí me daba vergüenza decir que quería tener una tienda de fotos y todo animada dije "Directora de cine". Hala, yo a lo grande, una nueva Amenábar había llegado a Madrid.

Fueron pasando los años y cuando empecé las prácticas en Televisión Española, allá en el 2002, me volvieron a preguntar nuevamente a qué me quería dedicar. La tienda de fotos cambió a que quería presentar un programa estilo "El diario de Patricia", me encantaba cómo la gente se abría y le contaba su vida a Patricia. Toma ya nuevamente, había vuelto a dar un cambio en mi vida futura.

Y al final me he dedicado toda mi vida a ser guionista y redactora de televisión. Un poco diferente, pero no me puedo quejar. 

En estos años desde que era pequeña he visto que la sociedad cambiaba a la vez que yo. En mi primer año de universidad se estrenó "Gran Hermano 1" y claro, ya la gente empezó a querer hacerse famosa y salir en la tele aunque te tuviesen que encerrar 3 meses en una casa. 

Ese mismo año, que fue mi primer año en Madrid, curso de 1999 a 2000 estrené mi primer móvil, casi igualito al que tengo ahora. No me aparecía el nombre de quién me llamaba y mandar un mensaje de texto eran 25 pelas, así que tocaba apurar los mensajes a tope porque si no te quedabas sin saldo en un pis pas.

A medida que iban pasando los años, la tecnología iba cambiando a la par que los sueños de las personas. Raro era que preguntando a algún niño o niña no te dijese "Yo de mayor quiero ser famos@ y salir en la tele". ¿Dónde quedaba lo de querer ser médic@, profesor@? 

Me da nostalgia pensar en cómo era nuestra vida antes sin redes sociales, ni móviles. Quedábamos a una hora en una plaza con las amigas y casi nunca nadie llegaba tarde. Te mandaban cartas a casa y tenías que ir a revelar las fotos del verano. Ahora te mandan fotos a doquier, WhatssApps a mansalva y si no era poco también notas de audio (las odio, menos de 1 minuto vale, más es una condena).

¿Qué está pasando hoy en día? Antes teníamos como referentes a médic@s, ingenerier@s... y queríamos dedicarnos a ser como ell@s. Pero hay una pequeña cantidad de chavales, menos mal que son pocos, que cogen como referencia a malnacidos. Este es el caso de "La Manada", cuyos integrantes han entrado hoy a prisión por violación a una estudiante de 18 años en 2016.

Desde ese año, han habido 101 "manadas" formadas por más de 350 varones, entre ellos muchos menores. Hasta este mismo momento, sólo en 2019 han habido 18 mujeres que han sido violadas en grupo. ¿Qué es esto? Hubo algunas niñas que no habían ni cumplido los 12 años, ¿nos estamos volviendo locos o qué?

Sinceramente estoy muy asustada con lo que está sucediendo. La educación es muy importante y se debería de incidir más, en el colegio y en casa, que este tipo de comportamientos son inadmisibles. No puede ir nadie por ahí haciendo lo que le entre en gana, no se puede abusar, ni violar, ni vejar a nadie. No. Quien actúe mal contra otra persona debe pagarlo, esto es así. 

Estoy muy contenta con la sentencia que ha emitido hoy el Supremo. Gracias justicia. Lo único que pido es que por favor cumplan todos los años y no se les deje salir antes por buena conducta, ni beneficios penitenciarios así. Tienen que pagar por lo que ha hecho, lo que me da pena es que el daño moral que le hicieron a esa chica no se pasará nunca, ni a las otras afectadas por estos nuevos malnacidos. Sólo espero que ya estén más recuperadas y que su vida haya vuelto a la normalidad.

Hoy 21 de junio de 2019 las mujeres dormiremos más tranquilas. Buenas noches.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva el viento, los hechos ni un huracán

El karma funciona tarde o temprano

Somos más fuertes de lo que pensamos