Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2018

Riega las plantas Sam

Imagen
Este relato está basado en Phedre Fitton y su marido Nigel. Me encantó su historia cuando la leí en la prensa y he querido hacerles un homenaje. Ella dejó un legado muy importante a su familia, el humor a pesar de las adversidades.
Mary y Sam estaban hechos el uno para el otro. Se conocieron en el instituto, se casaron al terminar la universidad y tuvieron 3 hijos, dos niños y una niña. Su relación estaba basada en la confianza, el amor, el respeto y las bromas. Mary disfrutaba siempre chinchando a su marido. Cuando llevaban juntos 40 años, ella llamó a la radio para que un locutor se hiciese pasar por su amante y llamase a Sam  y claro, éste picó como de costumbre. Ella pasó años riéndose de su marido, pero con cariño, como una buena esposa.
A los meses de haber cumplido 60 años juntos, Mary empezó a encontrarse mal y un día que no aguantaba del dolor de espalda fue con su marido a urgencias. Una prueba tras otra y ella que no mejoraba, los dolores no desaparecían. Se pasó hospitalizad…

Toca la trompeta

Mi abuelo es una persona muy especial. Fue trompetista durante la mayor parte de su vida. A mi papá le enseñó a tocar el violín. Mi papá me quiso enseñar a mí también a tocar un instrumento, pero no se me da bien ni el violín, ni la guitarra, ni el piano... Pero mi abuelo me dice que no me preocupe, que yo tengo madera de artista, pero de otro tipo.
Me gusta ir con mi abuelo al centro de mayores. Me dice que le salen baratas las bebidas y me pide un Kas Manzana que me encanta. Él fuma un cigarrillo Ducados que huele fatal y se bebe un zurito de vino tinto. Luego se sienta a jugar al Mus con unos señores. Me lleva allí algunos días después del cole y me siento a su lado a verle jugar. Mi abuelo es muy bueno jugando, suele ganar casi siempre.
Cuando son las ferias de mi pueblo voy con mi abuelo a subirme a las barracas. Suele llevar 1.000 pesetas y me sube en la noria, en los coches de choque... y lo que más me gusta es cuando tira palillos con la escopeta de perdigones y me consigue muñe…

Nada príncipe, nada siempre

Imagen
Había una vez un príncipe muy, muy bonito. Era tan bonito que todos los niños de la corte real querían parecerse a él. Siempre estaba sonriendo, ayudando a los demás y jugando. Era un niño muy, muy amado por sus padres el rey y la reina. Un día sus papás decidieron separarse, no porque no se quisieran, pero decidieron emprender caminos diferentes, así que el rey se fue a vivir a Villa Mar y la reina a Villa Azul con el pequeño príncipe. Él aunque estaba triste por dentro nunca dejó de sonreír por fuera. Lo más importante es que sabía que sus padres le querían y le querrían siempre. 
Una tarde se presentó en Villa Mar una bruja muy, muy mala disfrazada de princesa del Sur que supo engatusar con conjuros al rey y enamorarle. Es complicado defenderse de la magia oscura, así que logró hacerse con el trono real y convertirse en reina consorte. La bruja desde el principio no veía con buenos ojos a su hijastro porque sentía que su poder sobre el rey disminuía en su presencia, como si de un pa…

Ojos que no ven, corazón que no siente

Imagen