Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Una ¿corta? historia de amor

Imagen
Alberto se subió al autobús. Ese fin de semana iba a ver a sus padres después de tres meses sin ir a casa. Su jefe de prácticas le había dejado salir un poco antes y pudo cambiar el billete para el autobús anterior. Estaba contento a la par de cansado, así que iba a aprovechar el viaje para dormir hasta que llegara a Zaragoza. Su asiento era el último de todos, en la parte de atrás del autobús. Cuando llegó a su asiento dejó la mochila en la parte de arriba. Cuando bajó la cabeza vio una chica muy guapa, era su compañera de asiento. Sonrió. Y ella le devolvió la sonrisa.
Empezaron a hablar de dónde eran, qué estudiaban. La coincidencia es que los dos estudiaban lo mismo, Comunicación Audiovisual, pero él el segundo año y ella cuarto. Se llamaba Alba, era de Barcelona y tenía los ojos azules más grandes que había visto nunca. En gustos musicales no estaban tan de acuerdo. Mientras Alba era pachangera hasta la médula, Alberto era heavy a rabiar. "Podrías venir un día conmigo a un co…

Lo mejor está por llegar

Imagen
Ana llevaba cinco años con Jon. Hacía unos meses tuvo que elegir si quedarse a vivir en Alemania o volver a España para estar más cerca de su chico. Optó por lo segundo y no se arrepentía porque cada despedida era un infierno para los dos. A veces en la vida hay que apostar por lo que pensamos que nos va a hacer felices, independientemente de si nos va a salir bien o mal. 
Estando ya aquí en España estaban aún en la distancia, ella en Castellón y él en Valencia, pero no era un problema porque se veían todos los fines de semana. Ana llegaba los viernes y se pasaba dos días con su chico, compartían todo lo que habían vivido durante la semana. O casi todo. Él ocultaba una doble vida y ella ingenua pensaba que en breve le pediría que se casaran. No se imaginaba lo que le venía en breve.
Jon llevaba unas semanas raro, distante. Cuando ella le abrazaba o le intentaba besar él se apartaba y se excusaba con que en ese momento no le apetecía, o que se encontraba mal... Las excusas son amigas de …

Más vale abrir los ojos tarde que nunca

Imagen
A veces se necesita un motivo para cambiar el chip y seguir adelante. Y cuando llega el culmen es una liberación de la mente y del corazón.
Carlota esperaba que Marco cambiase de actitud. Llevaban dos años con problemas y él no salía del pozo sin fondo en el que se encontraba. Ella luchaba por los dos, le animaba a que encontrara trabajo y le pagaba su parte del piso. "Te lo pago temporalmente" - decía Carlota. "Encontraré algo pronto" - respondía él. Pero pasaban los días y  Marco ni se levantaba del sofá para mandar un currículum por email.
Cuando luchas por dos acabas olvidándote de ti misma y la ilusión y la pasión se quedan en el cajón de los calcetines. Carlota sentía cariño por su novio, pero el amor ya se le había evaporado. Hasta aquel día. Fue a una cena de Navidad con sus compañeros de trabajo. Iba a ser un día más de cena y fiesta, no esperaba nada especial. Pero como la vida te da sorpresas, a su lado se sentó Juan, un chico que trabajaba en la empresa, …

Para olvidar a las personas tóxicas...espacio y tiempo

Imagen
El daño que causa una persona tóxica en otra es estrictamente proporcional al enganche que causa. Porque no nos engañemos, el dolor muchas veces engancha y las personas dañinas también. Cada uno tiene que poner en la balanza si le compensa tal sufrimiento, el tener al lado una persona que no le hace bien. 
Todos somos diferentes y nuestras prioridades en la vida son distintas. Conozco a amigos que por tener pareja aguantan lo inaguantable con tal de no quedarse solos. Y eso es lo peor que le puede pasar a alguien, tener miedo a estar solo. Se puede entrar entonces en la dinámica de encontrar a una persona y después ir empalmando relación con relación... No nos engañemos, primero uno mismo ha de aceptarse como es, quererse, saber ser independiente y entonces podrá estar con otra persona y hacerle feliz. Si no, se entra en una dinámica de hacer daño a los demás gratuitamente porque ni te quieres a ti, ni sabes lo que quieres, ni le das a quien tienes al lado lo que se merece. A eso se le…